El congresista Germán Navas Talero alertó sobre el derroche de recursos que conllevaría una nueva ‘siembra’ de bolardos en Bogotá y envió petición a la Contraloría.

 

Esta semana, a través de diferentes medios de comunicación y redes sociales, se conoció la instalación de varios bolardos metálicos sobre la calle 12 entre carreras 4ta y 5ta, en donde el Distrito adelanta una obra.

 

Lo anterior no tendría nada de sorprendente, más si se tiene en cuenta que esos pequeños postes son de amplio agrado del actual alcalde de Bogotá. Lo extraño es que en esa zona ya existían unos bolardos de cemento, lo que produjo que -en un mismo espacio- quedaran las dos estructuras apiladas.

 

Según algunos vecinos del sector los bolardos fueron instalados y posteriormente “arrancados” por los mismos trabajadores que los habían colocado sin que se les ofreciera información sobre el hecho.

 

Para el representante a la Cámara por Bogotá, Germán Navas Talero, esto podría indicar una nueva ola de contratación injustificada por parte de la Administración; por ello envió una petición al contralor de Bogotá, Juan Carlos Granados, para que le brinde información sobre el costo de cada uno de esos bolardos, la instalación y posterior desinstalación de los mismos, así como si ya fue abierta alguna investigación al respecto.

 

¡Comenzó el derroche!” afirmó Navas. Y agregó: “Parece que a Enrique Peñalosa le quedó gustando el negocio de los bolardos. Ningún bogotano olvida que en su Administración anterior adquiría unos bolardos a un precio y otros a otro; además, los compraba a distintos proveedores. ¡Toda una feria en materia de contratación!

 

Para el Congresista, la siembra masiva de bolardos -muchos de ellos sin necesidad- es una enfermedad grave: “¡Bolarditis! Un virus que trajo Peñalosa en su primer mandato y ahora contraataca a la capital”, puntualizó.