Fast Track

Con una votación de 86 a favor y 17 en contra, la Cámara de Representantes aprobó este miércoles en segundo debate el proyecto de acto legislativo con el que se pretende establecer las condiciones para permitir el tránsito de las Farc de una organización armada a un partido o movimiento político. El hecho coincidió con el inicio del proceso de dejación de armas.

 

En el debate se presentaron 12 proposiciones, pero ninguna contó con el aval del Gobierno nacional, pues, de acuerdo con el ministro del Interior Juan Fernando Cristo, contradecían lo pactado en La Habana.

 

Uno de los focos de discusión fue la financiación prevista para la agrupación política que surja tras la dejación de armas. Angélica Lozano de Alianza Verde manifestó sus reparos a propósito de los recursos que recibirá el nuevo partido para formación política y la conformación de un centro de pensamiento, que aseguró, son mucho mayores a los establecidos para partidos como el suyo, el MIRA o el Polo Democrático Alternativo. La respuesta de Cristo se centró en que lo que se establezca en términos de financiación no es una camisa de fuerza y se decidirá después de recibir las recomendaciones de la Misión Electoral Especial (vea: Los retos de la Misión Electoral Especial). El ministro también insistió en que las cinco curules que se asegurarán tanto en Senado como en Cámara, son adicionales a las que conforman actualmente el Congreso de la República.

 

 

 


¿Qué desarrolla el proyecto?

 

Lo acordado en el punto 2 de participación política y el punto 3.2.1 de reincorporación política de los miembros de las Farc-EP tras la dejación de las armas, en los que se definió, entre otros aspectos, que la ampliación y profundización de la democracia implica facilitar la constitución de nuevos partidos y movimientos políticos, y prescribir la violencia como forma de hacer política.

 

¿Qué establece puntualmente?

 

Conceder, por una sola vez, el reconocimiento de la personería jurídica al partido o movimiento político conformado tras la dejación de las armas. Esto se plantea como una garantía reforzada de participación, de carácter temporal, ya que tendría lugar por un término equivalente a dos períodos del congreso de la República, esto es, hasta el 19 de julio del año 2026. Al final de ese lapso, se aplicarán las reglas que estén vigentes para la participación de todos los partidos, así mismo como los requisitos exigidos para la conservación de personería y la adquisición de derechos de postulación, financiación, entre otros.

 

¿Qué otras garantías se proponen para facilitar el tránsito de las FARC-EP a la vida política legal?

 

1. El partido o movimiento político que constituyan recibirá anualmente, entre la fecha del registro y el 19 de julio de 2026, una suma equivalente al promedio que recibieron los partidos o movimientos políticos con personería jurídica para su funcionamiento en las elecciones previas a la firma del Acuerdo Final.

 

2. Se le asignarán recursos con el fin de contribuir a la financiación del Centro de pensamiento y formación política, así como a la difusión y divulgación de su plataforma ideológica y programática.

 

3. El Gobierno promoverá el apoyo de la cooperación internacional para la constitución y funcionamiento inicial del nuevo partido o movimiento. Los recursos no podrán utilizarse para financiar campañas.

 

4. Acceso a espacios en los medios de comunicación en las mismas condiciones que los demás partidos y movimientos políticos con personería jurídica.

 

5. Participación transitoria en el Consejo Nacional Electoral a través de un delegado que tendrá voz pero no voto.

 

6. Representación política transitoria en el Congreso de la República. El partido o movimiento podrá inscribir listas de candidatos propios o en coalición con otras agrupaciones políticas que cuenten con personería jurídica, para aspirar a obtener curules en el Senado (circunscripción nacional) y en cada una de las circunscripciones territoriales de la Cámara de Representantes.

 

A partir de la lista de aspirantes al Senado que presente el partido o movimiento político, el Consejo Nacional Electoral o quien haga sus veces asignará al partido o movimiento político hasta 5 curules; en el caso de la Cámara de Representantes, el organismo ordenará en forma descendente las listas que alcancen las mayores votaciones para asignar un mínimo de 5 escaños.

 

Durante los períodos 2018-2022 y 2022-2026, las 10 curules que se garantizarán al partido o movimiento político serán adicionales a las que actualmente establece la Constitución (102 en Senado y 166 en Cámara).


 

Primer debate

 

La Comisión I de Cámara aprobó la iniciativa en primer debate con 26 votos a favor y 5 en contra. La votación se llevó a cabo después de una audiencia pública, en la que representantes de partidos y movimientos políticos, voceros de organizaciones de la sociedad civil y algunos funcionarios del Estado, presentaron sus opiniones y propuestas alrededor de la iniciativa que se tramita mediante el procedimiento legislativo especial más conocido como 'fast track'.

Fast Track